Laminado

Los laminados de bambú son producidos a partir de tablillas o latillas que se extraen de los culmos o tallos redondos mediante el uso de sierras que hacen cortes paralelos a la fibra. Estas latillas o tablillas se unen mediante el uso de adhesivos o resinas y prensados en frío o caliente para dar forma a la pieza deseada y acabados con pinturas o barnices de acuerdo a los requerimientos del mercado.

Dentro de los laminados de bambú, los más populares y comercializados en la actualidad son los pisos que constan de tres capas de láminas que se demandan ampliamente en Japón, Europa y Norte América. El mayor productor es China donde existen mas de 100 plantas procesadoras que producen alrededor de 10 millones de metros cuadrados.

 El uso de los laminados se ha extendido y ampliado en todo el mundo como pisos, tableros decorativos, vigas laminadas, elementos estructurales, elementos decorativos, etc. Es muy importante anotar que esta tecnología no es nueva ni exclusiva del bambú, precisamente es una aplicación practica de la tecnología de madera donde la tendencia es el uso en los aserraderos de trozas de diámetros pequeños.

La consecuencia de esta tendencia es la entrada al mercado, en forma cada vez más creciente, de los productos reconstituidos mediante modernas técnicas de encolado mediante las cuales se pueden obtener los siguientes productos:

  • A través de FINGER JOINT se obtienen piezas largas mediante la unión al tope de muchas piezas cortas.
  • Con el proceso EDGE – GLUE se obtienen piezas anchas mediante la unión de canto de muchas piezas angostas. (tableros enlistonados)
  • Con el proceso GLUE – LAM se obtienen vigas para usos estructurales mediante la unión de cara de muchas tablas de poco espesor. (vigas laminadas)

 Para el caso de los productos que se comercializan actualmente de bambú laminado, hay dos clasificaciones:

 A. Según la disposición de las tablillas al pegarlas: horizontal y vertical.

 

Para la elaboración de los pisos, se emplea una mezcla de los dos tipos de laminados, uniendo tres tableros enlistonados.

 

 

B. Según el color: natural o blanqueado y carbonizado o café.

Un aspecto de importancia en el proceso de elaboración de estos productos es la correcta selección de la cola o adhesivo. Para la fabricación de tableros enlistonados que no van a estar expuestos a la intemperie, se puede utilizar un adhesivo o cola a base de úrea formaldehido o una mezcla de ésta con cola blanca. Para vigas laminadas que van a utilizarse en la construcción, bajo condiciones de grandes esfuerzos mecánicos y expuestas a la intemperie, el adhesivo recomendado es la resina fenólica.

 

Selección y caracterización de la materia prima

Los bambúes que se seleccionan para hacer laminados deben tener diámetros mayores a 12 centímetros con lo que la curvatura de las paredes es menor al momento de obtener las tablillas. Es muy importante el estado de madurez de los tallos seleccionados que siempre deben tener mas de 4 años de edad con lo que se consideran maduros o muy maduros para que las fibras estén debidamente lignificadas y así los procesos industriales empleando diferentes máquinas sean más adecuados. Es muy recomendable para una adecuada selección de la materia prima, tener el control desde el momento del corte de los tallos en campo integrando las fases agrícola e industrial, pero en caso de no poder hacerse, se recomienda tener una norma de clasificación de la materia prima.

A continuación se presenta un ejemplo de norma para recepción de tallos en planta:

- Deben ser rectos

- Deben estar maduros

- Deben estar completamente desramados y deshojados

- Deben estar cortados en piezas de 4 metros de longitud

- No deben tener menos de 12 centímetros de diámetro menor

- No deben tener perforaciones longitudinales

- No deben tener rajaduras superficiales

- No deben presentar manchas ni decoloraciones

Dependiendo de los productos a elaborar, de las características de las maquinarias y la tecnología a utilizar, las exigencias para la materia prima pueden variar.

 

Procesamiento Industrial del Bambú

Los laminados de bambú se producen básicamente realizando las siguientes actividades a partir de culmos o tallos redondos de bambú debidamente seleccionados:

• Corte de culmos en la plantación, seleccionando los maduros y rectos

• Corte en secciones longitudinales homogéneas (ejemplo 1,2 metros para       pisos)

• Corte (latillado) en secciones longitudinales (tablillas o latillas)

• Preservación – Blanqueo – Carbonización

• Secado

• Lijado calibrado

• Aplicación de resinas o adhesivos y prensado

• Moldurado – lijado final

• Acabado y pintado

• Empaque

Aserrado inicial .Cortes longitudinales = latillado, rajado o astillado

Consiste inicialmente en cortar las secciones de tallos en piezas útiles para los procesos requeridos (normalmente 1,2 o 1,4 metros) y luego sacar las piezas longitudinalmente (latillas) utilizando sierras paralelas cortando o cuchilla estrella rajando el tallo.

A cada tallo se le efectúan los cortes del ancho y del espesor deseado y según diámetro del mismo puede obtenerse de 5 a 10 latillas. En general se cortan latillas de 3 centímetros de ancho y el proceso de obtener las 7 latillas promedio de cada sección tarda alrededor de tres minutos utilizando las sierras paralelas. Rendimiento de latillas aserradas con disco paralelo según el diámetro interior de la pieza de bambú.

Para este proceso especial, la mayor parte de las fábricas de pisos en la China cambiaron su sistema de rajar los bambúes a una sierra eléctrica de doble disco de tungsteno y una guía paralela. Una ventaja es la facilidad de adaptar una sierra de mesa, común en cada carpintería, con la guía paralela y el disco doble. Normalmente después de obtener estas latillas con ancho uniforme, se pasan por un cepillo que uniformice el grosor de las mismas eliminando restos de los entrenudos, tabiques y protuberancias propias del bambú. Una maquina especializada para este fin se denomina cepilladora dos caras que con una sola pasada cepilla por los dos extremos de la latilla.

 

Blanqueado y carbonizado

El mercado de los pisos de bambú tiene como especial apreciación el color “beige claro”, que no ofrece ninguna otra madera tropical dura. Este color se homogeniza con un proceso de blanqueamiento con peróxido de hidrógeno (Agua con 2% a 4% de concentración de H2O2; en Japón se usa más el “bisulfato”), cocinándolo en un tanque de una a dos horas.

Este tratamiento también ablanda las fibras y libera tensiones dentro de las tablillas, que permiten una mayor densidad en el prensado final y descompone el almidón. La carbonización es el efecto contrario al blanqueamiento. En un autoclave (0,3 Mpa durante 1 a 2 horas) se tratan las latillas de bambú con vapor caliente a 150 ºC. El efecto es un color café y una homogenización del aspecto. También se ablanda la fibra por el vapor, aunque la dureza después del secado es mayor.

El lote de latilla carbonizada requiere una selección visual posterior en tonalidades, debido a que no todo el material recibe el mismo calor y se colora más o menos intensamente. No hay impacto notable sobre la adhesión de pegantes, ni sobre las propiedades físico mecánicas. Luego de estos procesos las latillas deben someterse a procesos de secado.

 

Secado

Fuera de la necesidad de bajar la humedad relativa de las latillas rápidamente a niveles por de bajo de 15%, para evitar la infestación con hongos y xilófagos, se requiere un secado para estabilizar sus dimensiones y mejorar la trabajabilidad y acción de los adhesivos.

Literatura sobre secadores para madera hay para todos los climas y latitudes, la eficiencia y las ventajas energéticas están estudiadas y ampliamente recomendadas, no solo para el trópico. Los parámetros que se deben controlar en el secado son: energía, temperatura, humedad y circulación de aire. Normalmente se someten a proceso de secado las latillas en cámaras que permiten bajar su contenido de humedad en aproximadamente 5 días a temperaturas promedio de entre 80 y100 grados centígrados.

 

Procesos: cepillado, calibrado, prensado, acabado

Una vez se tienen las latillas secas, se someten a un proceso de cepillado y lijado por las cuatro caras dejándolas con sus dimensiones definitivas (escuadrarlas). Las piezas obtenidas después de este proceso se denominan tablillas y son la verdadera materia prima para el proceso de laminados descrito anteriormente. Desde este momento las tablillas son manejadas igual que con tablillas de madera y sus procesos son similares.

Una de las características más importantes al momento de seleccionar las tablillas que conformaran una pieza es su uniformidad de color. Para armar las piezas de laminados se pueden utilizar por ejemplo 3 capas de tablillas que pueden estar dispuestas paralelamente o compensadas mediante el cruce perpendicular entre ellas formando tableros de diferentes medidas.

Normalmente los adhesivos utilizados para unir las tablillas pasan desde los Polivinil Acetatos (PVA) hasta Ureas Formaldehídos (UF), pasando por una serie de nuevos componentes con especiales características. Normalmente se consumen unos 150 gramos de adhesivo por superficie por metro cuadrado.

Se aplican los adhesivos de forma manual utilizando brochas o rodillos, o de forma mecanizada en una maquina que posee dos rodillos paralelos en contacto con el adhesivo que lo aplica al paso de las tablillas. Luego se arma la pieza y se lleva a la prensa.

El uso de prensas para trabajar la madera ha sido determinante a lo largo del tiempo, en la búsqueda de lograr resultados más fáciles, rápidos y de precisión milimétrica. La constante evolución de su tecnología ha permitido la creación de prensas destinadas a usos cada vez más específicos, y ha marcado el paso de pequeñas herramientas manuales a poderosas máquinas especializadas, las cuales duplican las producciones industriales.

Aunque existen prensas manuales y automáticas, su principio de funcionamiento es el mismo: Sujetar la madera por varios lados mediante una fuerza de presión constante que se ejerce sobre la pieza durante el tiempo que se está trabajando. Sea cual sea el tipo, en efecto, la madera queda totalmente aprisionada, pierde por completo su movimiento y así pueda ser trabajada.

Para el caso de laminados de bambú normalmente se utilizan prensas calientes donde se aplica presión (1,5 a 2 Mpa) y temperatura (100 a 110 grados centígrados) durante unos 5 a 8 minutos.

Paso posterior al prensado es dimensionar el tablero o la viga longitudinal y transversalmente y lijarlos (inicial con 80 grit y final con 180 a 240 grit) para preparar el material para el acabado final que usualmente se realiza con lacas o pinturas con filtros UV y curados especiales.

 

Producción de las “latillas y tablillas” de bambú

Debido a la gran aceptación internacional de los laminados de bambú, se ha desarrollado un mercado de “latillas” de bambú, que se producen con bambúes de más de 12 centímetros de diámetro, sin curvaturas y daños como rayones o grietas. Se procesan estas guaduas en trozos cortos, para convertirlos en “tablillas” (cepilladas) o “latillas” (simplemente aserradas)

piezas o trozos

sierra paralela para latillar

latillas

 

El proceso de la producción de latas y latillas se desarrolla de la siguiente manera:

1. Separación de las guaduas gruesas y bien maduras.

2. Corte de la guadua en trozos cortos con sierra circular o motosierra.

3. Corte paralelo a lo ancho de los trozos en la sierra de doble disco (latillado).

4. Cepillado de dos caras del grosor o espesor en cepilladora de dos caras.

5. Opcional: Carbonizado o blanqueado.

6. Secado.

7. Cepillado final en maquina de 4 caras y lijado calibrado. Dimensiones finales de la tablilla.

8. Control de calidad y almacenamiento.

 

tablillas

cocinado en agua

secado solar

 

Producción de tableros enlistonados y vigas laminadas de bambú

El proceso de la producción de estas piezas requiere maquinaria especializada para desarrollar las actividades de prensado, cepillado, lijado y corte dimensional, se desarrolla de la siguiente manera:

1. Se aplica a las tablillas seleccionadas el adhesivo.

2. En una prensa (fría o caliente) ensamblan según la medida requerida

3. Después del fraguado se pasan por una cepilladora y lijadora

4. Se dimensiona las piezas a las medidas establecidas.

5. Almacenamiento y despacho.

 

prensa fría

viga laminada

tableros enlistonados

tableros multiplex

Deja un comentario

Deja un comentario

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s